miércoles, 17 de febrero de 2010

QUERIDO:

Pleno de confusión me arrastro sin saber,
¿dónde el amor se pliega sobre mí?
¿dónde la poesía abre sus alas?

Recorro viejos vestigios, ilusiones,
letras del océano, profundidades,
entre cataclismos,
abro fuego contra mis propios ojos.

No quiero ver mujer de la locura,
girando en el espacio, tu soledad.
Recuerdo tu cintura, mimbre estremecido,
cuerpo salmón, dorado pez,
profundo alarido de clemencia

Cuerpo de mujer,
Cuerpo de mujer.
Ceniza.
Vuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada